Ruling of Ashura a celebration or funeral establishment

Fatawa Subject Information
Title: Ruling of Ashura a celebration or funeral establishment
Language: Spanish
Iftaa: Muhammad Salih Al-Munajjid
Translation: Muhammad Eisa Qarsyiah
Publisher: Islamic Propagation Office in Rabwah
Short Discription: Question answered by the Grand Sheikh Muhammad Saleh Al-Munajjid - may Allah protect him - and read: «What is the ruling on what people on the day of Ashura put like, Kohl, ablution, and henna and handshake, and grain and cooking show pleasure, and other...
Addition Date: 2008-04-23
Short Link: http://IslamHouse.com/123647
This address Uncategorized objectively under the following classifications
Translation of Subject Description: Spanish - Arabic - Bengali - Thai - Malayalam - Bosnian - Uzbek
Attachments ( 2 )
1.
Investigación acerca de la celebración de ‘Aashuraa’ o de tomarlo como un día de ayuno
123.4 KB
Open: Investigación acerca de la celebración de ‘Aashuraa’ o de tomarlo como un día de ayuno.pdf
2.
Investigación acerca de la celebración de ‘Aashuraa’ o de tomarlo como un día de ayuno
2.2 MB
Open: Investigación acerca de la celebración de ‘Aashuraa’ o de tomarlo como un día de ayuno.doc
Detailed Description

Pregunta:

 ¿Cuál es la decisión acerca de lo que la gente debe hacer el día de ‘Aashuraa’, como por ejemplo usar kohl, bañarse (ghusl), utilizar henna, estrechar manos con otra persona, cocinar cereales (hubub), demostrar felicidad y mas…? ¿Existe algún hadiz sahih que haya sido narrado del Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) o no? Si no existe algún hadiz sahih a ese efecto, ¿Hacer estas cosas significan bid’ah, o no? ¿Qué hay con las otras cosas que hace la gente, así como ayunar, sufrir, no beber nada, hacer elogios y lamentos, desgarrar sus prendas de vestir, etc.? ¿Hay alguna regla sobre eso o no?

Respuesta:

Alabado sea  Alá.

A Sheij al-Islam Ibn Taymiyah (que Alá tenga piedad en él) le hicieron esta pregunta y contestó lo siguiente:

‘Alabado sea Alá, Señor del Universo. Nada ha sido formulado acerca de este asunto en un hadiz sahih por el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) o por sus compañeros. Ninguno de los  imaames de los musulmanes alienta o recomienda esas cosas, tampoco los cuatro imaames, ni otros. Ningún erudito  confiable ha relatado algo parecido, ni del Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él), ni de los Sahaabah, tampoco de los Taabi’in; o en alguna narración débil (da’if); tampoco en los libros de narraciones Sahih, ni en los libros de narraciones de la Sunan, o en los Musnads. Ningún hadiz de esta naturaleza se conoció durante los mejores siglos, pero algunos de los últimos narradores informaron acerca de  hadices como: “Quien utilice kohl en sus ojos en el día de  ‘Aashuraa’ no sufrirá de alguna enfermedad en los ojos ese año, y quien tome un baño (ghusl) en el día de ‘Aashuraa’ no se enfermará ese año, etc.” También narraron informes acerca de las supuestas virtudes de rezar en el día de ‘Aashuraa’, y otros informes dicen que en el día de  ‘Aashuraa’ Adán se arrepintió, el Arca ancló en el Monte Judi, Yusuf regresó a Jacob, Abraham fue salvado del fuego, el carnero fue entregado para ser sacrificado en lugar de  Ismael, etc. También  informaron un  hadiz fraguado que se le atribuye falsamente al Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él), que dice: “Quien sea generoso con su familia en el día de  ‘Aashuraa’, Alá será generoso con él por el resto del año”.

(Luego Ibn Taymiyah mencionó los dos desacertados grupos que se encontraban en Kufah, Irak, los dos tomaron a ‘Aashuraa’ como un festival). El grupo Raafidi (shia) realizó una demostración externa y extrema de alianza al Ahl al-Bayt aunque interiormente eran o herejes e incrédulos o ignorantes o seguidores de sus impulsos y deseos. El grupo Naasibi odiaba a ‘Ali y a sus compañeros, por los problemas y las matanzas ocurridas. Se informa en Sahih Muslim que el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) dijo: “En (la tribu de) Zaqif habrá un mentiroso y un opresor”. El mentiroso era al-Mujtaar ibn Abi ‘Ubayd al-Zaqafi, que realizó una demostración externa de alianza y apoyo a al-Bayt, y mató a  ‘Ubayd-Alá ibn Ziyaad, el gobernador de  Irak, que formaba parte del grupo que había matado a  al-Husayn ibn ‘Ali (Alá se complazca con él); luego él (al-Mujtaar) dejó en claro que era un mentiroso, aclamando ser Profeta y que Yibril (el ángel Gabriel) le traía revelación. La gente le contó a  Ibn ‘Umar e Ibn ‘Abbaas acerca de esto: “al-Mujtaar ibn Abi ‘Ubayd dice haber recibido revelación [annahu yanzilu ‘alayhi]”. Dijeron: “Esta diciendo la verdad, ya que Alá dice (interpretación del significado): ¿Queréis que os informe sobre quién descienden los demonios? Descienden sobre todo mentiroso pecador [que dice ser adivino].’ [al-Shu’ara’ 26:221].” Entonces dijeron: “Al-Mujtaar dice recibir inspiración”. Respondieron: “está diciendo la verdad. ‘…Por cierto que los demonios inspiran a sus secuaces [los incrédulos] para que os discutan…’ [al-An’aam 6:121].”

El opresor, fue  al-Hayyaay ibn Yusuf al-Zaqafi, que estaba en contra de ‘Ali y sus compañeros. Al-Hayyaay era Naasibi y al-Mujtaar era Raafidi, y este Raafidi era un gran mentiroso e innovador porque decía ser un Profeta…

Había muchos problemas y peleas entre estos dos grupos en Kufa. Cuando lo mataron a al-Husayn ibn ‘Ali (que Alá se complazca con ambos) en el día de ‘Aashuraa’, lo hizo el grupo pecador, malhechor. Alá honró a al-Husayn con el martirio, como honró a otros miembros de su familia, y elevó su estatus, como honró a  Hamzah, Ya’far, su padre ‘Ali y otros. Al-Husayn y su hermano  al-Hasan son los líderes de los jóvenes del Paraíso. El alto estatus sólo se puede alcanzar a través del sacrificio, como dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él), cuando le preguntaron que gente sufrió más. Respondió: “Los Profetas, la gente virtuosa, luego le siguen los mejores, y luego los mejores y así. La persona sufrirá de acuerdo a su nivel de fe. Si su fe es sólida, sufrirá más, pero si su fe es débil, sufrirá menos. El creyente seguirá sufriendo hasta que camine sobre la tierra sin pecado alguno”. (Transmitido por At-Tirmidhi y otros). Al-Hasan y al-Husayn lograron lo que lograron y alcanzaron el alto estatus que alcanzaron con la ayuda y decreto de Alá. No sufrieron tanto como sus antecesores, ya que nacieron y fueron criados en los días de Gloria del Islam, y los musulmanes los respetaron y honraron. El Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) murió cuando eran jóvenes todavía, y Alá los bendijo al probar de tal manera que fuesen capaces de alcanzar al resto de su familia, y aquellos que tenían un estatus más alto que ellos también fueron probados. ‘Ali ibn Abi Taalib era mejor que ellos, y murió mártir. La muerte de al-Husayn fue una de las cosas que causo fitnah (tribulación) entre la gente, como la muerte de ‘Uzmaan, que fue una de las mas grandes causas de fitnah, por la cual la Ummah aún sufre división. De este modo el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) dijo: “Hay tres cosas, el que se salve de ellas se ha salvado verdaderamente: mi muerte, la muerte de un paciente califa y el Dayyaal (‘falso Mesías’)”.

Luego el Sheij al-Islam (que Alá tenga piedad con él) mencionó algo sobre la biografía de al-Hasan y su noble carácter, dijo:

“Luego murió, y Alá estuvo complacido con él y lo honró. Algunos grupos escribieron a Husayn y le prometieron ayuda y apoyo si se sublevaba y se declaraba califa, pero no fueron sinceros. Cuando al-Husayn envió a su primo (hijo de su tío paterno), escribieron su palabra y lo defendieron del que le habían prometido que lo defenderían, y pelearon con él (primo de al-Husayn). Los que fueron sabios y amaron a al-Husayn, como Ibn ‘Abbaas e Ibn ‘Umar y otros, le aconsejaron no ir con ellos, y no aceptar ninguna promesa suya. Pensaron que ir con ellos no seria útil y que las consecuencias no serian buenas. Las cosas resultaron ser tal como ellos dijeron, y es así como Alá decretó que pasaría. Cuando al-Husayn (Alá se complazca con él) salió y vio que las cosas no eran como esperaba que fuesen, les pidió regresar, unirse al ejército que defendía las fronteras del Islam, o ir junto a su primo Yazid, pero no lo dejaron hacer ninguna de  esas cosas a no ser que se rindiera ante ellos como prisionero. Por lo tanto, los combatió, y lo mataron a él y a algunos que estaban con él. Fue asesinado injustamente por lo tanto murió como un shahid cuyo martirio Alá honró, y entonces, se reunió con los buenos y puros miembros de su familia. Su asesinato trajo vergüenza a aquellos que lo mataron, y causó mucha sedición entre la gente. Un grupo ignorante, malhechor – que eran herejes e hipócritas, o desencaminados y corruptos – hicieron una falsa alianza con él y los miembros de su casa, por lo tanto, tomaron el día de ‘Aashuraa’ como un día de ayuno y lamentos, en el cual desplegaron abiertamente los rituales paganos como golpear sus mejillas y desgarrar sus vestimentas con lamentaciones paganas. Pero lo que Alá nos había encomendado hacer ante una desgracia es tener paciencia y fortaleza, y buscar la recompensa, y recordar que todas las cosas vienen de Alá, como Él dice (interpretación del significado): “…Y por cierto que os probaré con algo de temor, hambre, pérdida de bienes, vidas y frutos, pero albricia a los pacientes [que recibirán una hermosa recompensa]. Aquellos que cuando les alcanza una desgracia dicen: Ciertamente somos de Allah y ante Él compareceremos. Éstos son quienes su Señor agraciará con el perdón y la misericordia, y son quienes siguen la guía.”. (al-Baqarah 2 2:155-157).

Se narra en un hadiz Sahih que el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) dijo: “No es uno de los nuestros el que golpea sus mejillas, desgarra sus vestimentas y se lamenta de la manera pagana”. Y dijo: “Soy inocente de aquellos que golpean (sus mejillas) afeitan (sus cabezas) y desgarran sus vestimentas”. Y dijo: “Si la mujer que plañe no se arrepiente antes de morir, será elevada en el Día de la Resurrección usando pantalones de alquitrán y camisa de costras”. En al-Musnad, se informa de Faatimah bint al-Husayn, de su padre Al-Husayn, que el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) dijo: “No hay hombre que sufra una calamidad, y cuando la recuerde, aun siendo viejo y diga: ‘Innaa Lillaahi wa innaa ilayhi raayi’un (De Alá venimos, y a Él retornaremos para que nos juzgue) Alá lo recompensará de la misma manera que lo recompensó el día que sufrió la calamidad”. Es así como Alá honra a los creyentes. Si la calamidad sufrida por al-Husayn, y otras calamidades, se mencionan después de este tiempo, debemos decir “Innaa Lillaahi wa innaa ilayhi raayi’un (De Alá venimos, y a Él retornaremos para que nos juzgue)”, como Alá y Su Mensajero lo ordenaron, para ser recompensados como en el día en que ocurrió la calamidad. Si Alá nos ordena ser pacientes y firmes y buscar la recompensa en el momento del desastre, entonces ¿que hay sucedió con el paso del tiempo? Shaytaan hizo atractivo a aquellos que son ignorantes tomar el día de  ‘Aashuraa’ como una ocasión de luto, auto-flagelándose y haciendo lamentaciones, recitaban poemas de dolor y contaban historias llenas de mentiras e inventos. Cualquier verdad que se podía encontrar en estas historias no tenía otro propósito mas que renovar su sufrimiento y sentimiento sectario, causando odio y hostilidad entre los musulmanes, maldiciendo a aquellos que los rechazaban y causando problemas en el  mundo Islámico. Las sectas del Islam nunca conocieron un grupo que dijera tantas mentiras, causara tantos problemas o ayudara a los kuffaar en contra de los musulmanes más que este grupo desviado. Son peores que  los Jariyitas que son inaceptables en el Islam. Son de los cuales el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) dijo: “Matarán a la gente del Islam y dejaran sólo a la gente que adora ídolos”. Este grupo colaboró con los Judíos, Cristianos e idólatras en contra de los miembros de la casa del Profeta y su nación, así también ayudaron a los tártaros a invadir y destruir Bagdad y otros lugares contra los descendientes del Profeta, los gobernadores Abásidas y los creyentes. Los tártaros mataron, esclavizaron y destruyeron hogares. El mal y el daño que les hicieron a los musulmanes no pueden ser enumerados. Algunos otros - Naasibis que se opusieron y fueron enemigos de al-Husayn y su familia o gente ignorante que trató de combatir al demonio con el demonio, mentiras con mentiras e innovación con innovación – se opusieron inventando informes a favor de hacer del día de  ‘Aashuraa’ un día de celebración, llevando kohl y henna, gastando dinero en sus hijos, cocinando platos especiales y otras cosas que se hacen en los Eids y ocasiones especiales. Esta gente toma  el día de ‘Aashuraa’ como un festival parecido al Eid, mientras que los demás lo toman como un día de luto. Las dos cosas están equivocadas, y las dos están en contra de la  Sunnah, aunque el otro grupo (los Rafidis) tienen peores intenciones, más ignorancia y más maldad…. Pero Alá nos ordena ser justos y tratar bien a los demás. El Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) dijo: “Los que vivan después de mi muerte verán muchas sediciones. Les aconsejo adherirse a mi Sunnah y la Sunnah de mis sucesores correctamente guiados (al-julafa’ al-raashidun) que vienen después de mi. Aférrense a ellos como si estuvieran mordiéndolos con sus colmillos. Tengan cuidado de las innovaciones, ya que cada innovación significa desvío”. Ni el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) ni sus correctamente guiados sucesores (los julafa’ al-raashidun) hicieron algunas de esas cosas en el día de  ‘Aashuraa’, no lo hicieron un día de luto ni un día de celebración.

“Cuando el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) fue a  Madinah, vio a los judíos ayunando en el día de  ‘Aashuraa’. Preguntó: ‘¿Por qué lo hacen?’ Respondieron: ‘Este es el día en el cual Alá salvo a Moisés de ahogarse, por lo tanto ayunamos en este día’. Dijo: ‘Nosotros tenemos mas derecho sobre Moisés que ustedes,’ por lo tanto ayunó ese día y ordenó [a los musulmanes] que ayunaran”.

El día en el que se le ordenó a la gente ayunar fue solo un día. Cuando el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) fue a Madinah era el mes de Rabi’ al-Awwal, y al año siguiente el ayunó en  ‘Aashuraa’ y le ordenó a la gente ayunar. Luego en ese año ayunar en Ramadán fue obligatorio y ayunar en ‘Aashuraa’ fue anulado como obligación. Los eruditos discutieron acerca de si ayunar ese día (‘Aashuraa’) era obligatorio o recomendado. De las dos mejores opiniones, el punto de vista más correcto es que era obligatorio (waayib), luego de eso quien haya ayunado lo hizo porque era recomendado (mustahabb). El Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) no les pidió a los musulmanes que ayunaran en  ‘Aashuraa’, pero solía decir: “Este es el día de  ‘Aashuraa’; Estoy ayunando en este día y el que desee ayunar puede hacerlo”. Y decía: “Ayunar en  ‘Aashuraa’ perdona los pecados de un año y ayunar en el día de ‘Arafaah perdona los pecados de dos años”. Cuando, hacia el final de su vida, el Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) escuchó que los judíos habían tomado el día de  ‘Aashuraa’ como un festival, dijo: “Si vivo hasta el año próximo, ciertamente ayunaré en el noveno” – para ser diferente a los judíos, y no parecerme a ellos al tomar este día como un festival.

Había algunos de los  Sahaabah y eruditos que no ayunaban en este día y no lo consideraban recomendable (mustahabb), y pensaban que era desaconsejable (makruh) señalar este día para el ayuno. Esto fue informado por un grupo de eruditos de Kufa. Algunos otros eruditos dijeron que era recomendable (mustahabb) ayunar este día. El punto de vista correcto es que es recomendable (mustahabb) para el que ayune en ‘Aashuraa’ (el día 10) ayunar el 9 [de Muharram] también, porque esta fue la última orden del Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él), como dijo: “Si vivo hasta el próximo año, ciertamente ayunaré en el noveno día así como también en el décimo”. Esto fue informado con una variedad de cadenas de narración (isnaads). Esto es lo que está establecido en la  Sunnah del Profeta (la paz y las bendiciones de Alá sean con él).

Otras cosas, como cocinar platos especiales con o sin cereales, llevar vestimentas nuevas, gastar en la familia, comprar los suministros del día en ese día, realizar actos especiales de adoración como ser plegarias especiales, degollar deliberadamente un animal en ese día, guardar carne del sacrificio para cocinarla con cereales, utilizar  kohl y henna, tomar un baño (ghusl), estrechar manos con las personas, visitarse mutuamente, o visitar las mezquitas, etc.… todo eso es innovación (bid’ah) censurable y desvío. Nada de eso tiene que ver con la Sunnah del Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Alá sean con él) o el sendero de los califas rectos. No fue aprobado por ninguno de los imaames de los musulmanes, ni Maalik, ni al-Zawri, ni al-Layz ibn Sa’d, ni Abu Hanifah, ni al-Auzaa’i, ni al-Shaafi'i, ni Ahmad ibn Hanbal, ni Ishaaq ibn Raahwayh, ni ninguno de los imaames y eruditos musulmanes posteriores.

La religión del Islam se basa en dos principios: que debemos adorar solamente a Alá, y que debemos adorarlo de la manera que Él ordenó, no por medio de  innovaciones. Alá dice en el Corán (interpretación del significado): “…Diles: Yo no soy más que un hombre a quien se le ha revelado que sólo debéis adorar a Allah, vuestra única divinidad. Quien anhele la comparecencia ante su Señor que realice obras piadosas y que no adore a nadie más que a Él.[al-Kahf 18:110].

Los actos virtuosos son aquellos que son amados por Alá y Su Mensajero, aquellos que están confirmados en el Islam y en la Sunnah. De este modo ‘Umar ibn al-Jattaab (Alá se complazca con él) solía decir en su  du’aa’: “Oh Alá, haz que todos mis actos sean virtuosos y puros por tu causa, y no permitas que nadie mas los comparta”.

(Lo mencionado es un resumen de las palabras de  Sheij al-Islam Ibn Taymiyah (que Alá tenga misericordia de él). Al-Fataawa al-Kubra, parte 5).

Y Alá es el Guía al Camino Correcto.

Go to the Top