El Islam es la religión de la paz

Aplicación de gotas oftálmicas en la persona que ayuna

Fatawa Tarjeta General
Título: Aplicación de gotas oftálmicas en la persona que ayuna
Idioma: Español
El Mufti: Muhammad Al-Salih Al-Uthaimin
Traducción: Muhammad Isa Garcia
Origen: Oficina de Dawa en Rabwah - Riyadh
Descripción resumida: Pregunta:
Si llega a la garganta el sabor amargo de las gotas oftálmicas, ¿se rompe el ayuno? Si me pongo gotas en los ojos durante el día y me voy a dormir, y no sé si la tragué, ¿qué sucede en ese caso?
Publicado en fecha: 2007-09-15
Enlace: http://IslamHouse.com/54021
Translation of Subject Description: Árabe - Thailandes - Bosnio - Bengali - Malayo - Uzbeco - Ingles - Turco
Archivos Adjuntos al Item ( 2 )
1.
Aplicación de gotas oftálmicas en la persona que ayuna
93.2 KB
: Aplicación de gotas oftálmicas en la persona que ayuna.pdf
2.
Aplicación de gotas oftálmicas en la persona que ayuna
2 MB
: Aplicación de gotas oftálmicas en la persona que ayuna.doc
Detailed Description

Aplicación de gotas oftálmicas en la persona que ayuna

Pregunta:

Si llega a la garganta el sabor amargo de las gotas oftálmicas, ¿se rompe el ayuno? Si me pongo gotas en los ojos durante el día y me voy a dormir, y no sé si la tragué, ¿qué sucede en ese caso?

Respuesta:

El Sheij al-Islam Ibn Taymiyah sostenía que el kohl no rompe el ayuno, aun si su sabor llega a la garganta. Dijo: “Esto no se considera comida ni bebida, y no es como la comida ni la bebida ni tampoco tiene el mismo efecto. No hay ningún hadiz sahih del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) que indique expresamente que el kohl rompa el ayuno, y el principio básico es que no es así. El acto de adoración sigue siendo válido a menos que se pruebe que algo lo invalida”. Lo que él dijo es correcto, aún si una persona puede sentir el sabor de las gotas en la garganta. Según la opinión del Sheij al-Islam, si una persona se pone gotas en los ojos mientras ayuna y siente su sabor en la garganta, no rompe su ayuno.

Veredicto emitido por el Sheij Ibn ‘Uzaimin, Al-Sharh al-Mumti’, 6/382.

Go to the Top