El Islam es la religión de la paz

La educación y buenos modales del musulmán

Artículos Tarjeta General
Título: La educación y buenos modales del musulmán
Idioma: Español
Traducción: Muhammad Isa Garcia
Origen: Oficina de Dawa en Rabwah - Riyadh
Descripción resumida: La educación y buenos modales del musulmán
Publicado en fecha: 2007-10-10
Enlace: http://IslamHouse.com/57363
Translation of Subject Description: Árabe - Bengali - Thailandes - Malayo - Bosnio - Ingles - Uzbeco - Turco
Archivos Adjuntos al Item ( 2 )
1.
La educación y buenos modales del musulmán
201.3 KB
: La educación y buenos modales del musulmán.pdf
2.
La educación y buenos modales del musulmán
2.9 MB
: La educación y buenos modales del musulmán.doc
Detailed Description

Toda alabanza pertenece a Alá; que la paz y las bendiciones de Alá sean con el Profeta Muhammad, su familia y todos sus compañeros.

El Islam ha concedido gran importancia a la educación de la juventud, para que alcancen sublimes modales y altísimas características, y a la vez apartarse de todo mal comportamiento.

El Profeta Muhammad r ha explicado a su nación los modales correctos para toda situación; incluso durante la guerra, dónde prohibió que se mate a civiles mujeres, niños y ancianos, también prohibió agredir a los monjes que se encuentran en sus templos y a los granjeros, así como prohibió mutilar los cuerpos.

El Profeta r también enseñó a su nación los modales a la hora de comer, beber, vestir, dormir, mantener relaciones matrimoniales, y cómo los esposos deben tratarse entre sí. El Profeta r enseñó a su nación como comportarse en el excusado. Nos relató Salmân t: “Alguien de los politeístas nos dijo: ‘He visto que vuestro compañero (el Profeta) os instruyó. Incluso os enseñó sobre los excrementos.’ Dijo: ‘Si, nos prohibió que nos higienicemos (las partes íntimas) con la mano derecha, que nos orientemos hacia la qiblah (en el excusado), nos prohibió el uso de estiércol o huesos (para higienizarnos) y dijo: ‘Ninguno de vosotros se debe higienizar con menos de tres piedras’.” (Muslim)

El Islam es la única religión que enseña un estilo de vida completo, y organiza todos los asuntos y aspectos de la vida cotidiana. No es un sistema exterior diseñado por el hombre, sino que un sistema divino que lleva a sus seguidores a la prosperidad y la tranquilidad en esta vida, y les alcanza el Paraíso eterno en el Más Allá. Dice Alá: “No hemos descuidado nada en la Escritura” (6: 38).

Estos modales proféticas han tenido un gran impacto en las almas; fueron la base de una generación que la historia jamás había visto; veracidad, castidad matrimonial, piedad, pudor, generosidad, firmeza, valentía, solidaridad, apoyo a los oprimimos, etc.

La debilidad que ha afligido a la nación Islámica en la actualidad se debe a que estos modales han sido descuidados. Si los musulmanes logran liberarse de la esclavitud de imitar otros pueblos y recuperan su identidad, recobrarán el honor y la dignidad. ¿Cuándo comprenderán esto los musulmanes?

Hemos de exponer a continuación algunos de los modales que el musulmán debe tener con su Señor, su religión, su Profeta r, consigo mismo, con las personas que lo rodean, y con los animales y el medio ambiente.

1. La intención

El musulmán sabe que la intención es de esencial importancia; de hecho la aceptación de todas las obras dependen de la intención con que hayan sido realizadas. Si la intención con que se realizan las obras es agradar a Alá entonces éstas serán aceptadas. Sin embargo, si la intención de las obras fuera sólo alcanzar un beneficio mundano, por ejemplo, para ser alabado por las personas, ser admirado o reconocido, esta intención es corrupta, y en consecuencia dicha obra será rechazada. El Profeta r dijo: "Las obras son acordes a las intenciones; cada uno será premiado según con la intención con que la realice." (Bujari y Muslim).

2. Los modales para con Alá 

· El musulmán sabe que Alá es su Creador y Sustentador; Él le ha concedido todos los favores y gracias que posee; Él lo ha protegido del mal, y por consiguiente el siervo debe ser educado y agradecido con su Señor.

· Entre los modales que el musulmán debe guardar con su Señor, está cumplir con las legislaciones reveladas, realizando todas las obligaciones y apartándose de todas las prohibiciones.

· El musulmán no debe rebelarse ni objetar las órdenes de su Señor. Dice Alá: “Cuando Alá y Su Enviado han decidido un asunto, ni el creyente ni la creyente tienen ya opción en ese asunto”.  (33:36) y “Cuando se llama a los creyentes ante Alá y Su Enviado para que decida entre ellos, se contentan con decir: ¡Oímos y obedecemos!”  (24:51).

· Otro deber es la gratitud por los favores y gracias recibidas de Alá , esto se consigue mencionándolo asiduamente, buscando continuamente Su ayuda, temiendo su castigo, anhelando Su recompensa, recitando frecuentemente Su Libro y reflexionando cuidadosamente cada accionar, por pequeño que este sea.

3. Los modales con el Corán

Un musulmán debe comportarse respetuosamente al tratar con el Libro de Alá, glorificándolo, y dándole prioridad sobre todas las demás palabras; el musulmán debe cumplir con todas sus  órdenes. Al recitarlo debe considerar lo siguiente:

·  Recitarlo en un estado de pureza ritual, orientado en dirección a la Qiblah.

·  Reflexionar sobre el significado de sus versículos.

·  Recitarlo con la intención de realizar un acto de culto, y con la intención para actuar según sus enseñanzas, y no como lectura superficial.

·  La recitación debe ser serena y melodiosa.

·  Se deben aprender las reglas de su recitación.

·  Embellecer la voz al recitarlo, a la vez que se somete y entrega a las enseñanzas de este maravilloso Libro.

4. Los modales pertinentes con el Profeta r

El musulmán debe ser respetuoso con el Profeta Muhammad r, porque él fue el sello de la profecía, y fue enviado para sacar a la humanidad de la oscuridad de la idolatría a la luz del monoteísmo. Algunos de los modales debidos al Profeta r son:

·  Obedecerlo en todas sus órdenes y abstenerse de todo cuanto prohibió.

·  Amarlo.

·  Seguir su Sunnah, imitando sus modales y enseñanzas.

·  Aplicar sus juicios y decisiones, en todas las áreas de la vida, y especialmente en caso de disputa, porque Alá ha dicho en su Libro: “Pero no, ¡por tu Señor! No creerán hasta que te hayan hecho juez de sus disputas; y no encuentren en sí mismos dificultad en aceptar tu decisión y se adhieran plenamente”. (4:65).

·  Amar a quienes lo siguen y odiar a sus detractores y enemigos.

5. Los modales hacia uno mismo

El musulmán debe siempre mantenerse en el camino de la purificación y elevación del alma, para no volverse un esclavo de sus propios deseos y pasiones. Alá ha alabado a aquellos que contienen sus deseos y se juzgan a sí mismos: “¡Bienaventurado quien la purifique! (al alma) ¡Decepcionado, empero, quien la corrompa!” (91: 9-10).

El musulmán no es perfecto ni infalible, y por ello comete equivocaciones y pecados, pero a pesar de ello combate su ego para apartarse de todo ello. Cuando es vencido por los deseos y comete un pecado, no debe desesperar de la misericordia de Alá, sino que por el contrario, debe volverse a Alá arrepentido; debe culparse por la desobediencia que comprometió, purificar su alma para no caer en ella nuevamente. El arrepentimiento sincero tiene tres características:

1. Huir del pecado.

2. Lamentarse de haberlo cometido.

3. Poseer la firme determinación de no volver a cometerlo en el futuro.

Cuando un musulmán se arrepiente sinceramente, Alá acepta su arrepentimiento y perdona su pecado. Enuncia el Corán: “¡Creyentes! ¡Volveos a Alá con sincero arrepentimiento! Quizá vuestro Señor borre vuestras malas obras y os introduzca en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos”. (66:8).

6. Los modales con las demás personas

El musulmán debe comportarse correctamente en su relación con las personas; cada persona tiene un derecho particular que debe ser cumplimentado:

· El musulmán obedece a sus padres en todas las instancias, excepto que le inciten a la desobediencia a Alá; los honra, los respeta, les expresa y demuestra bondad; no les levanta la voz, ni les profiere insultos, debe ser tan bueno y amable con ellos como pueda y sufraga sus gastos siempre que ellos lo necesiten.

· El musulmán sabe que sus hijos tienen derechos sobre él, empezando por escoger a una mujer por esposa que sea cuidadosa con ellos; proveerles de una educación apropiada y sufragar todos sus gastos. Debe ser misericordioso y amable con ellos hasta que crezcan y sean independientes.

· El musulmán acepta que su esposa tiene derechos sobre de él. Alá dice: “Ellas tienen derechos equivalentes a sus obligaciones, conforme al uso”. (2:228). Entre los correctos modales que el marido debe a su esposa se encuentran:

1. Paciencia, tolerancia, y compasión, porque el Profeta r: "Os aconsejo que tratéis bien a las mujeres, ya que ciertamente la mujer fue creada de una costilla y la parte más torcida de la costilla es la parte superior. Si tratas de enderezarla, la rompes y si la dejas, seguirá torcida. Os aconsejo pues, que tratéis correctamente a las mujeres". (Bujari & Muslim).

2. Mantenerla económicamente es una obligación islámica.

3. Tener buen trato, ya que el Profeta r dijo: "Los mejores de vosotros son lo que mejor tratan a sus esposas". (Ahmad & Tirmidhi).

4. Amarla y respetarla, porque el Profeta r dijo: "Que ningún creyente repudie a una creyente. Pues si detesta de ella alguna característica seguramente se complace de otra (característica)." (Muslim).

5. Ser justo.

6. Complacerla sexualmente.

7. Guardar sus secretos.

8. No mencionar ni criticar sus faltas y limitaciones.

9. Enseñarle el Islam, ordenarle el bien y prohibirle el mal.

10.  Jugar y divertirse con ella. 'A'ishah t, narró: ‘Salí en una ocasión de viaje con el Profeta r mientras era jovencita. Él ordenó a las personas que procedieran delante de nosotros, y él me dijo: "Compitamos corriendo", lo hicimos, y yo gané. Después de algún tiempo, cuando yo había tomado ya algunos kilos, y durante otro viaje; él ordenó a las personas que procedieran delante nuestro y me dijo: "Compitamos corriendo", lo hicimos y esta vez él ganó, entonces mientras reía me dijo: "Esta es en compensación de aquella primera." (Ahmad & Abu Dawud). Este es que el Profeta del Islam, y así es como jugaba y se divertía con su esposa.

El musulmán debe ser amable con su familia, debe mantener fuertes los lazos familiares, siendo bondadoso con ellos aun cuando estos lo abandonen; debe ser amable con ellos aun cuando estos sean crueles con él. Él debe respetar a sus mayores, mostrar misericordia por los niños, visitar al enfermo y consolar a los afligidos. Alá dice: “Da lo que es de derecho al pariente, así como al pobre y al viajero, pero sin prodigarte en demasía”. (17:26).

7. Los derechos del vecino

Los vecinos en el Islam tienen derechos similares a la familia; entre estos derechos se encuentra ser amable con ellos, no perjudicarlos, ser generoso con ellos, siempre recibirlos con una sonrisa. Se debe visitarlos, hacerles regalos. Demostrarles siempre respeto, debiendo honrarlos y jamás burlarse de ellos. El Profeta r dijo: El ángel Yibril tanto me aconsejó sobre la bondad debida a los vecinos, que pensé que ellos tendrían derecho a parte de la herencia." (Bujari y Muslim). Dijo también r: “Quien crea en Alá y el Día del Juicio que sea generoso con su vecino.” (Bujari y Muslim).

8. Los derechos del musulmán 

El musulmán tiene muchos derechos sobre sus hermanos musulmanes, como:

· Saludarlo cuando lo encuentra, y contestarle el saludo con las palabras “Assalamu alaykum wa rahmattullaahi wa barakaatuh.”

· Cuando un musulmán estornuda y dice: 'Al-Hamdulillah' (es decir, todas las alabanzas pertenecen a Alá) se le debe responder: “iarhamukAllah” (es decir, que Alá sea misericordioso contigo), ante esto el que estornuda debe contestar: “yahdikumullaahu wa uslihu balakum” (es decir, que Alá te guíe y purifique tu condición).

· Se debe amar para el hermano musulmán aquello que ama para sí mismo.

· Se debe apoyar al musulmán cada vez que requiera ayuda.

· Se debe aconsejar al musulmán siempre que lo pida.

· Se debe visitar al musulmán enfermo y acompañar su procesión fúnebre cuando muera.

· Se debe tratar al musulmán con humildad y no ser arrogante con él.

· No se debe murmurar y burlarse de otros musulmanes, así como tampoco es permitido estafarlos, maldecirlos, envidiarlos, odiarlos, desconfiar de ellos, espiarlos, engañarlos o abandonarlos.

· Se debe perdonar y pasar por alto los errores de los musulmanes y ocultar dichos comportamientos; se debe defenderlos en su ausencia y ser justo con ellos. Se debe tratar al musulmán como le gusta que las personas lo traten; se le debe aún más respeto si es anciano y más compasión si es un niño.

9. Los correctos modales hacia quienes profesan otros cultos y religiones

El musulmán es enemigo de aquellos  que descreen en Alá y Su Mensajero r, y jamás los toma por aliados. Aunque un musulmán nunca puede aceptar la incredulidad, jamás se debe oprimir a un incrédulo; sino que por el contrario, siempre es respetuoso con él y jamás perjudicará su vida ni sus bienes, mientras que este incrédulo no combata a los musulmanes.

El musulmán debe ser tolerante y compasivo con los incrédulos y ayudarles alimentándolos cuando padecen hambre; dándoles de beber cuando están sedientos, curándoles cuando se encuentren enfermos; dijo el Profeta r: “El más Misericordioso (Alá) tendrá misericordia con aquellos que son misericordiosos; sed misericordiosos con aquellos que están en la tierra, será misericordioso con vosotros quien se encuentra en los cielos”. (Ahmad)

10. Los derechos del medioambiente

Cientos de años antes del establecimiento de las organizaciones para proteger a los animales y el medioambiente, el Islam otorgó a los animales y el medioambiente notables derechos:

· Alimentar a los animales siempre que se encuentren hambrientos.

· Ser misericordioso con los animales, no sobrecargándolos de peso ni utilizarlos como blancos para la caza por deporte.

Manual para el peregrino
Go to the Top